blog

Las normas implícitas de conducta en el trabajo.

May 26

worker2Veía el otro día un reportaje sobre la vida de un pueblo aislado con 50 habitantes y sus rutinas (la panadería, la iglesia, la tienda, el cartero, el bar, el medico, el maestro etc.). No faltaba ninguna figura aunque el número de habitantes era mucho más pequeño que el  de los empleados de la mitad de las empresas de Madrid. Llegando a esta comparación creo que últimamente es muy evidente que las relaciones humanas dentro de una empresa son complejas y a veces difíciles, la rotación laboral (en contraste con el gran numero de horas al día pasadas en el trabajo)  ha subido y con ella el desinterés de los compañeros en cuidar sus relaciones. Por esto pueden ocurrir situaciones bastantes extrañas que la gente, muchas veces, no sabe manejar o simplemente hay personas que no son capaces  identificar la cultura de la organización en cual trabajan. Por esta razon, hay algunas situaciónes clave que para una buena integración en la empresa,  todos tenemos que tener en cuenta.

1.  La comida/copa de bienvenida.
Esta es una de las situaciones más duras para la mayoría de la gente, porque además del estrés del primer día (no sabes exactamente como funcionan las cosas, no sabes los nombres de tus compañeros, que papel tendrás tu en el equipo, etc) se te añade uno más. Para la gente que no siente este estrés es una manera placentera de conocer a los compañeros, pero para los que están bastante cansados, tienen otros planes (por ejemplo celebrar con tu pareja, padres, etc)  o para los que simplemente no los han gustado su primer día (y tienen ganas de gritar, huir, llorar), el tema de la celebración puede ser un problema. En este caso es mejor encontrar una excusa plausible y evitar el encuentro que puede ser bastante peculiar para todos.

2.  Como actuar amistosamente si trabajas en una oficina abierta.
El contacto visual con tus compañeros es muy importante a la hora de establecer buenas relaciones. Para ello hay normas que respetar:

-    mantiene tu mesa de trabajo ordenada e intenta no ocupar parte de la mesa de tu compañero del frente/lado con tus papeles. Aunque te parezca una tontería, tu “expansividad” muchas veces puede molestar, y ser percibida como una invasión.
-    cuida el nivel de “personalización” de tu puesto. Bolis rosas con plumas, fotos de tu mascota o novios caramelizados, pueden atraerte muchas conversaciones, pero perjudicar la percepción sobre tu profesionalidad.
-    firma las cartulinas de cumpleaños y contribuye con 1-2 euros para la gente celebrada.
-    felicita a tus compañeros que han sido promovidos.
-    di buenos días y hasta luego. Aunque es un acto de cortesía básico, es impresionante el número de personas que trabajan en oficinas abiertas que no lo hacen.
-     intenta evitar las conversaciones telefónicas personales en el espacio de trabajo. Muchas veces el volumen de la conversación puede distraer a tus compañeros y los detalles personales pueden molestar. Es preferible tomar estas llamadas en la cafetería o simplemente volver la llamada cuando tienes la privacidad para hacerlo.

3.  Crear una relación correcta con tu jefe. Aunque tu jefe es una persona permisiva o muy exigente lo mejor es tener una relación profesional correcta antes que una relación personal buena. Esto se obtiene de siguiente manera:
- trabaja bien
- llega a tu hora
- aportar idea nuevas
- no cotillas con tu jefe
- prepárate bien para las reuniones
- viste correctamente
- manifiesta un tal interés. No tienes que traerle flores por su cumpleaños, pero puedes preguntar por detalles si te cuenta de su familia, hobbies, o cuando regresa de una reunión importante.
- no hagas el payaso e las cenas de Navidad, las salidas del viernes, o team buildings. Aunque el evento es fuera de tu oficina, no olvidas que se trata de gente de tu trabajo no de tus amigos del barrio.

4.  Los bromistas y las bromas “sensibles”.
En cada trabajo hay un compañero que es el tema de bromas de los otros. O algunas veces las personas “diana” cambian dependiendo del día y de las cosas ocurridas. Pero si tienes a alguien que repetidamente estas “picando”, antes de seguir piensa sobre el motivo por cual lo haces. Hay temas muy sensibles sobre cual no se puede bromear (aunque mucha gente por ignorancia o malicia lo hace): la rasa, la religión, la orientación sexual, el género. Quien no ha oído comentarios: “Mira que yo soy una persona abierta, pero no comer carne de cerdo me parece una tontería…” o “No tengo nada en contra de los (negros/asiáticos/latinos, etc), pero la verdad es que no cabemos todos aquí…etc, y las bromas sobre los gays ni siquiera las menciono (hay tantas y de tan mal gusto…). Pinchar a otro no es un concurso para ver quien es más gracioso, además si estas nuevo en la empresa y solo imitas a los demás para integrarte, piensa 2 veces antes de meterte en el juego porque la persona sobre cual bromeas puede no recibirla bien y seguro que habrán consecuencias.

5.  Los fumadores y el cotilleo.
Sabemos que fumar es malo (sale caro, hueles mal y no es bueno para tu salud), pero es un hecho conocido que en la mayoría de las oficinas, el “buen cotilleo” está generado y transmitido en el grupo de los fumadores (lo se por propia experiencia :-). Gente que habitualmente no se hablan o simplemente no se podrían encontrar en el día a día del trabajo, pueden ser mejores amigos a la hora de compartir un rato fumando e información que habitualmente no tendrían confianza compartir (que proyectos van bien, cuales van mal, que piensa x o y, quien está pensando irse, a quien van a echar, quien ha ligado con quien, etc). Aunque no te guste, esta es la verdad y si no quieres perder “buena información” tienes que obedecer 2 reglas clave:
- nunca predicar sobre los efectos desastrosos del hecho de fumar  (todo  el mundo lo sabe, especialmente los fumadores!)
- y 2, salir con ellos sin fumar con pretexto de que necesitas una pausa, o simplemente acudir. Aunque al principio parece bastante raro, con el tiempo te aceptarán especialmente si tienes guardado un paquete en tu cajón (los fumadores de vez en cuando se quedan sin cigarros y adoran fumar de otros).

6.  Como sobrevivir a los eventos de Team building.
Hay mucha gente que no se siente socialmente vinculada a su entorno de trabajo y sacarla de la rutina se convierte en un problema. Habitualmente los eventos de empresa más temidos son los team buidings organizados fuera de la oficina por los cuales la empresa contrata unos especialistas con el objetivo de tener un feedback sobre el grupo. Pero hay muchos empleados que perciben negativamente el evento. La sensación de ser “examinado” les produce mucho estrés, y participar en los juegos donde se puede caer fácilmente en el ridículo,  determina a muchos ir obligados o evitar participar.
Para evitar estos tipos de situaciones, los empleados no tienen que percibir el evento como la “evaluación final de su carera” e intentar sacar la parte buena: conocerás otros aspectos sobre los intereses, hobbies de tus compañeros y de todos modos, en la mayoría de los casos, en pocos días después del evento la gente olvidará y todo entrará en su rutina normal.

7. Las reglas y las normas del grupo.
Como en todos los aspectos de la vida, en cualquier oficina hay las reglas explicitas y las normas, (que son reglas implícitas que nunca se han oficializado pero que la gente respeta y cualquier persona que las rompe está sancionada como “mal vista” por su compañeros.) Para ser feliz en tu trabajo y mantener a tus compañeros contentos, abre los ojos y observa las costumbres del equipo. Algunas de estas normas son:

-    Viste adecuadamente: la primera impresión es crítica y depende mucho de lo que vistes el primer día de trabajo. Con una vestimenta bastante informal, cargada o provocativa puedes ganarte una pegatina de “raro/descuidado/peculiar” etc que será difícil de cambiar.
-    No llegues siempre tarde en el trabajo. Está claro que esto nos ocurre a todos de vez en cuando, pero transformarlo en tu norma personal puede ser tomado mal por tus compañeros y transmitir que no tomes en serio tu trabajo.
-    Ofrece tu ayuda. Aunque se trata de ayuda con el proyecto, para hacer algún recado o prestar dineroa un compañero que ha olvidado su dinero para el café, comida, etc, tu actitud no pasara inapercibida y te ayudará construir relaciones de trabajo positivas.
-    Coge tu turno. Aunque se trate de hacer el café, comprar bollos para la merienda o dar la primera vuelta por la oficina a un compañero nuevo, asegúrate que no ha pasado tu turno. Pueden ser tareas pequeñas, pero hacerlas demuestra que tienes espíritu de equipo y que no te consideras ajeno de lo que pasa en la oficina.
-    No hables sobre el dinero. Hablar sobre lo que estas ganando es un tema tabú que casi siempre crea recelo entre compañeros. Algunos compañeros pueden sentir envidia saber que ganas más que ellos o otros pueden considerar que estas presumiendo de tu sueldo. De cualquier manera, el tema del sueldo es un tema entre el empleado y la empresa.
-    No cotillas. Todo el mundo cotilla un poco y muchas veces puede ser gracioso o puede dar la sensación de fortalecer relaciones de trabajo, pero distribuir información falsa o negativa, al final seguro te va a perjudicar.

CONCLUSIÓN: Creo que estas son algunas normas básicas de conducta que respetadas, te ayudarán sino integrarte perfectamente en tu nuevo trabajo por lo menos ser percibido como un compañero correcto.

¡Que tengaís un muy buen día!

Simona Adriana Toma

Deja un comentario